Una vez más, nos sorprende cómo nuestro alumnado aprende, más allá de lo conocido y lo esperado. Y se superan a sí mismos.

Este es el caso del video que ha elaborado, a partir de su relato, Carolina Yébenes, otra alumna de 1º de Integración Social- diurno, que ha puesto en práctica su aprendizaje también de competencias digitales para presentarlo, y ¡mucho más!

video CAROLINA

7 semanas.                                                

Prácticamente dos meses viviendo en este surrealismo distópico.       Dos meses en los que pasamos de la ansiedad por no poder salir a la ansiedad por no saber qué nos esperará fuera una vez pasado todo. Dos meses en los que estamos constantemente pegados a una pantalla, o a dos o a tres, cuando lo que verdaderamente necesitamos es desconectar.

Desconectar del mundo para conectarnos con los nuestros. Hacer el payaso como forma de resistir y no perder la cabeza. El humor… ay, el humor ¡qué haríamos sin él!              La música está siendo otra compañera indispensable estos días, yo sigo aprendiendo a tocar la guitarra y demostrándome a mí misma que tengo más constancia y paciencia de la que creía. Anteponer el bien común al personal también está siendo un reto, mis abuelos viven dos portales más abajo del mío y, por mucho que quiera, no puedo ir a verlos porque les estaría poniendo en peligro. La responsabilidad social está siendo un factor determinante, y espero que después de esto no se nos olvide.

Sorprendentemente también he descubierto un posible ámbito laboral que me apasiona: el mundo de la intervención comunitaria. Ha sido como un golpe de aire fresco y una fuente extra de motivación para seguir aprendiendo. Estudiar está siendo bastante difícil, la concentración brilla por su ausencia, pero tenemos unas profesoras que valen oro y se están adaptando a las nuevas tecnologías para que no nos quedemos atrás y, sobre todo, buscan constantemente lo mejor para nosotros.

Haciendo honor de mi lema ante la vida “que lo realista no te quite lo positivo”, puedo distinguir varias actitudes claves que estoy desarrollando y beneficiarán mi empleabilidad:

  • Comunicación. Estando las 24 horas del día rodeada por otras 4 personas la comunicación es indispensable para mantener una buena convivencia entre todos.

  • Trabajo en equipo y redes de cooperación. Ahora más que nunca tenemos que ayudarnos, colaborar para hacer más sencilla y llevadera la situación.

  • Competencias digitales. La tecnología ha logrado que podamos terminar el curso sin demasiados estragos.

  • Aprendizaje continuo. Mantenerse activo es esencial para evitar el estancamiento y seguir evolucionando.

Por mucho que lo evitemos, a veces nos sumergimos en una espiral de negatividad y no pasa nada, siempre y cuando sepamos salir de ella. Por eso, últimamente doy gracias cada día por 3 cosas, para valorar lo que tengo, y me gustaría terminar con las 3 de hoy:                   Gracias porque toda mi familia está bien, gracias porque a mi padre no lo han despedido y gracias por tener recursos económicos suficientes.”

(Por Carolina Yébenes)